Cómo lograr estabilidad económica

independencia económica depa de soltera vivir sola independizarse

La estabilidad económica se trata de vivir bien con recursos propios, manteniendo un balance entre los ingresos y los gastos. Suena fácil y muy posiblemente lo es, pero es necesario conocer los principales hábitos y prácticas para mantenerla.

En un blog post anterior les hablaba sobre cómo vivir sola, lo complicado que puede llegar a ser y, principalmente, las necesidades económicas que eso requería, de entrada, tener estabilidad económica.

Fue entonces que surgió la necesidad de tocar este importante tema.

¿Qué es la estabilidad económica?

Básicamente, es lograr mantener tus gastos cubiertos y necesidades básicas en orden. ¿Qué quiere decir esto? Aprender a equilibrar tus ingresos, con tus gastos, esto incluye tus deudas.

El punto principal es conocer bien cuánto puedes gastar. No se trata de ganar mucho o poco, se trata de conocer tus finanzas de inicio a fin.

Claro, no se logra de manera mágica, es un objetivo económico que puede ser a corto, mediano o largo plazo. Pero debe hacerse a consciencia si quieres evitarte el estrés que puede causar un mal manejo de tu dinero.

Tener equilibrio económico no solo implica paz mental, es permitirte conocer si tienes el ingreso suficiente y necesario para comprarte un coche, rentar un depa más grande o comprarte uno propio, irte de vacaciones, salir del país e, incluso, invertir, sin sufrir en el intento.

Aquí puedes leer: Presupuesto para una chica independiente

¿Cómo lograr equilibrio económico?

Como les decía, no es sencillo ni rápido. ¡Pero no te desanimes! Como te decía también arriba, puede ser un objetivo a largo plazo, el punto es iniciar y tener una fecha límite para lograrlo. En cosas de finanzas, nada es al asar, nada es sin llevar un control, nada es sin especificar cifras.

Entonces, ¿qué necesitas para lograr estabilidad económica?

1. Controla tus gastos. Sí, ya sé, es muy obvio, pero ¿a poco lo haces? Cualquier gasto requiere capital; es decir, antes de gastar asegúrate de tener los fondos suficientes para no terminar usando la tarjeta de crédito sin darte cuenta de que el próximo mes no te alcanzará para cubrir todo.

2. Haz hojas de cálculo (a mano o en Excel) de tus ingresos y egresos. Todos, por muy mínimos que sean anótalos. Divídelos en meses, por si tienes compras a mensualidades tengas claro cuando requerirás gastar mínimo los siguientes meses.

3. Cuidado con las tarjetas de crédito. Hay que saber utilizarlas, conocer sobre intereses, ubicar bien tu fecha de corte, entender la diferencia entre pago mínimo y pago total del mes. Si llegas a hacer un pago con tu tarjeta de crédito también anótalo, recuerda considerarlo como gasto de los meses que vienen para que no te tome por sorpresa o se te olvide.

4. Genera ingresos adicionales. Si tu profesión te permite tener proyectos freelance o alguno de tus hobbies puede ser rentable, úsalo a tu favor y comienza a ganar dinero extra. Si te es posible, emplea estas ganancias como ahorro.

5. Ingresos pasivos. Aunque esto en la mayoría de las veces implica invertir, considera hacerlo. Una buena idea es generar productos digitales como cursos, e-books, etc., que los usuarios puedan consumir sin que te requieran un gasto e, incluso, un esfuerzo adicional.

6. Crea metas a corto, mediano y largo plazo. Puede que a corto plazo sea comenzara ahorrar $500 mensuales. A mediano, aumentar esa cantidad a $1,000. Y a largo plazo, liquidar una deuda. Todo esto te va a ayudar a mantener ordenadas tus finanzas. Te juro que funciona y te juro que vale la pena.

7. Ten paciencia y sé constante. Quizá esto debió ser el punto número 1. Pero siempre, siempre piensa que las cosas toman su tiempo, acostumbrarse a nuevos hábitos no es tan sencillo. Sin embargo, si eres constante y mantienes la vista en la meta, lo vas a lograr.

¡No te frustres!

Cuando hablamos de dinero y «controlar lo que gastas» lo primero que se viene a la mente es el dejarte comprar, el limitarte y quedarte con ganas. Pero no es ese el objetivo, todos merecemos gastar en nuestros gustos y sentir esa satisfacción personal, los caprichos como comer en un nuevo restaurante, comprarte los nuevos jeans, visitar un pueblo mágico, ¡se valen!

La regla para quien gane más o gane menos es la misma, no hay cantidad mínima ni máxima para este tipo de objetivos. Aquí lo importante es gastar con consciencia. Recuerda siempre de cuanto es tu ingreso para saber cuánto puedes gastar. Esta tarea debe ser constante en cada compra que esté fuera de lo planeado.

Olvídate de las culpas y de la frustración. Haz cálculos y regresa a tu bloc de gastos, hazte del hábito de verificar tus gastos cada que sea necesario.

Y ya, como recomendación final, no gastes con miedo, no gastes con culpas. Energéticamente, eso tampoco es bueno. Confía en que eres abundante, organizada y trabajadora.

También puedes leer: Prepárate para tu vivir sola (aún estando en casa de tus papás)

TE DEJO MIS REDES SOCIALES, ¡SÍGUEME!

INSTAGRAM: @miqueridafab y @depadesolteraelblog

FACEBOOK: @depadesoltera

TWITTER: @depadesoltera

Suscríbete aquí a Depa de Soltera

Foto de Erik Mclean en Unsplash

Deja una respuesta