Cada cuándo lavar las toallas, sábanas, almohadas, etc.

Podría parecer obvio, pero no siempre lo obvio es fácil de descifrar. ¿Qué tan seguido lavas las sábanas?, ¿hace cuanto no lavas la almohada?… Veamos si andas en lo correcto o de plano nada que ver, aquí te digo cada cuándo lavar ciertas telas de tu depa.

Sábanas

Recomiendan hacerlo una vez por semana, pero la neta es que para muchos podría ser ideal cada 15 días. Una buena manera de definirlo podría ser guiándote por el contexto, por ejemplo: si acostumbras a bañarte antes de dormir, ha estado haciendo mucho calor por la noche, duermes con tu perro o gato… o con tu novio (if you know what I mean). Peeero, si duermes sola, no tienes mascotas, te bañas antes de acostarte, etc., lavarlas cada 15 días no está mal.

Toallas

Otra vez, idealmente, recomiendan hacerlo cada cuatro usos pero, ¿neta tan seguido? La mejor recomendación es hacerlo cada 7-10 días. Lo más importante siempre es dejarla secar muy bien entre cada uso para que no huela mal.

También puedes leer: Errores comunes al lavar la ropa

Edredones

Mandar a lavar los edredones es caro, así que hacerlo cada dos semanas es, incluso, un lujo. Para que te dure más tiempo limpio, evita comer en la cama, no te subas con los zapatos puestos o, si como yo, tienes mascotas, pon una mantita encima por si ellos se quieren acostar, así será mejor echar a lavar esa mantita una vez por semana que pagar por todo el edredón. Hazlo sin culpa cada tres meses.

Almohadas

Las fundas de las almohadas debes lavarlas con las sábanas por dos razones: la cabeza siempre suda al dormir y si no las lavas juntas, tendrás un collage de colores en la cama. Las almohadas, sin embargo, pueden esperar mucho más, cada tres o seis meses (si es que el material lo requiere o lo permite).

Cortinas y tapetes

Como nunca están en contacto con tu cuerpo, casi nunca notarás que las cortinas y los tapetes de la casa necesitan limpiarse, así que esto puede resolverse con una aspiradora y darles una buena lavada una vez al año, máximo dos, dependiendo de la cantidad de polvo que entre a tu depa o si tienes mascotitas que pudieran ensuciarlas más.

Aunque todo al final será decisión de cada quien, pues nadie más que tú conoce qué tanto polvo entra, qué tanto los usas o qué tanto no los usas; además, todos sabemos reconocer cuando necesitan una lavada, el punto no es ignorar esa “señal” y recordar que en el polvo y la suciedad hay bacterias importantes de eliminar, así que no dejes que se acumule, por salud, básicamente.

Y, no sé ustedes, pero no hay mayor placer que acostarte en tu cama y que huela 100% a limpio.

También lee: 5 cosas que no sabías que puedes lavar en lavadora

TE DEJO MIS REDES SOCIALES, ¡SÍGUEME!

INSTAGRAM: @miqueridafab

FACEBOOK: @depadesoltera

Suscríbete a Pequeña Necesidad el Podcast en YouTube y Spotify.

Recibe el Newsletter de Depa de Soltera

Foto de Dan Gold en Unsplash

Deja una respuesta