La vida no se resuelve a los 30… ¡dale calma!

vida a los 30

Antes de hablar de la vida a los 30, ¿se acuerdan cuando apenas andaban en los 20s?, ¿cómo se pensaban a los 30?

Por alguna razón nunca me visualicé más allá, como que todo mi foco se centraba en lo que iba a suceder en la década de los 20, el resto estaría resulto… ¡Oila!

«¿No sientes que desde que tienes 30 vas por la vida improvisando?»

Me preguntó un amigo no hace mucho y sí, mi respuesta fue sí.

Recuerdo que justo antes de llegar a esa década había conseguido mi trabajo soñado, todo un logro tenerlo antes de lo pensado pero luego me llegó a la cabeza una pregunta que me movería todo: ¿Y ahora qué sigue?

De alguna manera mi pensamiento a futuro se había detenido ahí. Tenía el trabajo soñado, una pareja estable, había conocido la ciudad de mis sueños, vivía sola, ya había comprado mi coche… ¿y luego?

Por supuesto que hay mucho por hacer, pero en ese momento me topé con que ya no me había pensado más allá y entonces llegó el momento de improvisar en lo que la claridad llegaba.

¿Me mudo? Pues me mudo. ¿Quiero viajar? Pues viajo. ¿Me cambio de trabajo? Pues me cambio de trabajo.

Y así, improvisando…

Crecimos viendo que nuestros papás -en la mayoría de los casos- habían logrado casi todo para sus 30s, que si ya habían comprado casa, estaban casados, con hijos, un trabajo estable, etc. Por supuesto nuestra idea era esa, pensamos que la edad marcaba el tiempo en que todo sucedía.

Y pues no, para esta generación todo ha sido muy diferente, los planes son otros y el estilo de vida casi poco se parece.

A ver, ojo, esto no quiere decir que estamos jodidísimas, al contrario. El que la vida no esté resuelta a los 30 no significa que nunca lo estará y eso es realmente de lo que les quiero hablar. Sorry por toda la introducción, jaja.

Por las razones que sea, en algún momento empezamos a sentir presión, creemos que no hemos logrado nada o lo suficiente para andar ya en los 30.

Que no hay pareja estable, que no hay hijos, ni perros, casa propia o viajes anuales.

Como si eso sólo se pudiera lograr a esta edad.

Es difícil no compararse con personas que sí lo están logrando, porque finalmente es un parámetro; pero no una determinación.

Saber que la vida no se resuelve a los 30, o no necesariamente, es una presión que debemos quitarnos de los hombros ¡pero ya!

El éxito va a llegar.

Puedes conocer al amor de tu vida a los 40 (vean a Kourtney Kardashian)

Quizá para ti el momento de dejar la casa de tus papás llega a los 35.

Comprar tu primer casa a los 50.

Comenzar a recorrer el mundo a los 45.

Puedes comenzar a los 30tantos a buscar salud emocional, encontrar por primera vez el amor propio, hacer ejercicio. Tomar tu primer terapia.

Los números aquí no importan, el valor está en saber que vas camino a, que todos los días se avanza, quizá el destino no siempre es claro, quizá avanzas improvisando y haciendo eso que te va mejor hoy. Eso está bien.

Repito: hay que quitarnos el peso del tiempo.

Si somos objetivas, realmente resolver todo a los 30 sí suena descabellado en la mayoría de los casos, jaja… ¡Wey, si apenas tuviste tu primer trabajo estable a los 25!

Aquí el punto es: no, la vida no se resuelve (sola) a los 30, pero queda bastante tiempo para seguirle buscando, no es una carrera contra el reloj, ni una competencia contra otros.

Es como una pista de baile, todos estamos bailando la misma canción, pero cada quien lleva su ritmo… baila al tuyo, disfrútalo.

¿Quieres seguir leyendo? Quizá esto te interese: ¿Recomiendo comprar un filtro eco de agua?

¡Sígueme en Instagram!

Deja una respuesta