“Todas mis amigas viven solas menos yo”

by

A ver, a ver, calma… ¿quién dijo que esto era una competencia?

Ya sé, es imposible no voltear a ver el avance del de a lado y hacer una comparativa con el tuyo, sí, lo acepto, así pasa con todo y ese es el problema. Vivimos midiendo nuestros logros con el de los demás. ¡Pésima costumbre que tenemos!

Y quizá si lo pensáramos como una motivación más allá de una presión, nos vendría mejor. No siempre es tan sencillo, pero se puede.

Una de las cosas que he disfrutado mucho de este blog es el poder compartir mi crecimiento poco a poco, quienes me siguen de años atrás han podido notar como es que llegue al lugar donde estoy hoy, por cuántos depas he pasado, el tiempo que tardé en amueblar y, sobre todo, en amueblar como realmente quería. Para nada fue de la noche a la mañana, me tomó bastante tiempo y mucho trabajo. Y, digo, tampoco es este el último lugar que habitaré.

Sin embargo, compartirlo me hace sentir que puedo demostrar que es posible, que si yo pude ustedes también.

Pero detrás de tooooodo lo que ven hay muchísimo que no. Y así con cada una de las personas con las que podrías comparar tu avance. A cada quien le ha tomado su trabajo, su esfuerzo, su tiempo, su dinero, sus lágrimas, etc.

Por eso, sería muy injusto que pienses “todos menos yo”, quizá lo mejor sería decir “Pronto sigo yo”.

No desesperes, créeme que a cada quien le llega el momento, parece cliché pero de una manera u otra la situación se va a acomodar y te va a empujar a que lo hagas. Hay quienes incluso lo hicieron más obligadas que por deseo, repito, para todas ha sido distinto.

Compararte o sentirte mal porque tú no, es uno de los pensamientos que más frustraciones causa y que más tristeza te hará sentir. Comienza a entender que tu proceso es distinto, que tu tiempo es otro y que eventualmente lo vas a lograr, sólo no por ahora. Sigue planeando, no dejes de fijar tu vista en esa meta.

Esto último es lo realmente importante, el saber que por mucho que pueda llevarte, va a pasar siempre y cuando sigas trabajando por ello, mantener la mente fija en un punto será el mejor recordatorio que tengas, ¡equis si tu bff ya va por el quinto depa!

Y si tus amigas ya están en ese mood de independencia no dejes de pedirles recomendaciones, que te pasen unos tips, te hablen de su experiencia para que todo sea más fácil en la tuya.

Sé paciente contigo, sé amable, sé comprensiva… No te sientas mal, cada día falta menos para que llegue tu momento, prometido. La vista en el balón.

Y no dejes de leer este blog, que seguro te va a servir mucho para cuando dejes la casa de tus papás. ¡Si no llegaste aquí por casualidad!

Image by magnetme from Pixabay

No tags

No Comments Yet.

What do you think?