Maneras conscientes de decir «no»

aprende a decir que no

Si la tabla del 7 me es difícil, decir que no a veces me resulta igual de complejo.

Honestamente es complicadísimo reconfigurarse y empezar a darse cuenta que todas las veces que de niña te dijeron que debías compartir, que debías ir, que DEBÍAS *inserte aquí lo que sea que hayas hecho cuando en realidad querías decir que no*, te hicieron pensar que el no complacer las expectativas de otros te volvía una persona egoísta.

Claro, quizá en ese momento pedirte que compartieras de los dulces que habías ganado en la piñata sonaba a un gesto lindo, amable, cariñoso… ok, ahora hay que enfrentar la culpa que genera decirle a tu BFF que no le quieres prestar dinero porque la última vez no te pagó. Y esto aplica para muchos ejemplos, interminables ejemplos.

Hace un tiempo les había hablado (desde otra perspectiva) sobre decir no sin sentirse mal, si te lo perdiste, entra aquí.

¿Por qué nos cuesta decir no?

Podrían existir diversas razones, pero entre las más comunes están:

  1. Miedo al rechazo, a lo que piensen los demás o herir sus sentimientos
  2. Tendencia adquirida o estilos de conducta aprendidos en la educación
  3. Porque simplemente no sabes cómo hacerlo
  4. Alguna vez lo hiciste y tuviste una mala experiencia que no quieres repetir
  5. Evitar el sentimiento de culpa y considerar que «no pasa nada» si dices que sí

Dar paso a la consciencia

Cuando hablamos de decir conscientemente que no, nos referimos a tener presente que no estamos negando una ayuda, estamos simplemente poniendo límites y cumpliendo nuestros propios deseos. Tomando esto en cuenta, cada que accedes pensando en que no quieres parecer egoísta, sonar poco amable, parecer grosera, etc., lo único que estás haciendo es pasar por encima de nosotros.

Si lo ponemos así, suena terrible, ¿no? Pongamos unos ejemplos:

Cuando dices No a…En realidad tú
Prestar dineroPodrías estar evitando caer en un problema que desestabilice tus finanzas
Ir a una fiestaTe estás permitiendo tomar ese tiempo para descansar u hacer otra actividad que elijas
Tomar una tarea de trabajo fuera de tu horario laboralEstás eligiendo calidad de vida y respetando que todo tiene su tiempo

Cuando le dices que sí a alguien te estás diciendo que no a ti…

Como cualquier otro ejercicio aprender llevará su tiempo, las primeras veces quizá caigas y vuelvas a hacer algo por compromiso, también está la posibilidad de sentir culpa y arrepentimiento. Pero calma, siempre recuerda que tu NO tiene una razón de ser, que es tu deseo y cumplirlo no tiene nada de malo.

Si aún se te complica hacerlo, te comparto algunas maneras de negarte

• He decidido no hacerlo

• Elijo no hacerlo

• No quiero

• Lo aprecio, pero no lo soy capaz de

• Gracias, pero tengo que pensarlo

• En este momento no, si cambio de opinión te lo hago saber

• Me siento honrada, pero no puedo.

Poco a poco y con mucha consciencia lograrás llegar al tan cortito NO. Si quieres agregarle un «gracias» está bien, jaja.

Mucho que aprender

Ya hablamos de aprender a decir que no… quizá también sea momento de aprender a ACEPTAR un no como respuesta. ¿Cómo andas en eso?

Te comparto el blog post anterior por si te lo perdiste: Independizarse aunque los papás se queden solos

TE DEJO MIS REDES SOCIALES, ¡SÍGUEME!

INSTAGRAM: @miqueridafab y @depadesolteraelblog

FACEBOOK: @depadesoltera

TWITTER: @depadesoltera

Suscríbete aquí a Depa de Soltera

Deja una respuesta