Dejar de satisfacer para volver a ser tú

cómo volver a ser tú

Me preguntaba si el dolor nos haría libres y, aunque al principio no sabía cómo, me di cuenta que sí. El dolor nos muestra la oscuridad, para después poder descubrir que en todo hay luz. Y sí, siempre vas a poder volver a ser tú.

Después de meses complicados, meses tratando de descifrar lo que quería, necesitaba y merecía, me percaté que durante muchos años viví bajo un perfil que no era 100% yo, consciente e inconscientemente pero no era yo.

Tras cerrar un ciclo que me llevó a una muerte emocional trágica y a una negación terrible a volver a vivir el amor en su totalidad; he descubierto que mi yo real es aquel que se entrega de punta a punta, que quiere enamorarse tan perdidamente que deje de sentir miedo a un final.

No merezco castigarme.

Me castigué haciéndome a la idea de no volver a permitirme sentir intensamente. Me castigué negándome a querer de la única forma que sé hacerlo. Y, peor aún, me castigué pensando que nunca iba nadie a quererme más y mejor.

Soy la que sueña y planea, la que compra un viaje para los dos para el 2024, sin pensar “a ver si llegamos”, merezco sentir que no hay plazo, ni caducidad.

Quiero que me diga que sí, quiero ser un Sí a todo.

Porque tengo todo para serlo. Y porque estoy dispuesta a hacer del otro mi Sí a todo.

Me descubrí siendo yo.

Muchos años viví teniendo el No como respuesta y me acostumbré a ello, me acostumbré a vivir bajo las letras chiquitas del acuerdo. Siempre creyendo que no tenía permitido cambiar de opinión.

Hoy no, hoy quiero vivir con el Sí a todo, quiero enloquecer y saber que siempre existirá un sí.

No soy la misma, no soy quien tuve que ser. Después de mucho tiempo (y sobre todo de sanar el dolor) he descubierto que quiero sentir el amor en cada parte del cuerpo, porque para eso estoy aquí, no para menos.

Y entonces, el dolor ha valido la pena. Porque me trajo de vuelta, me regresó a mí.

No soy a medias, no tengo límites, no veo finales… y así quiero ser. Así vuelvo a ser.

Hay que soltar el control, porque soltar el control es confiar. Y confiar será siempre el camino, actuando desde ti, porque solo así todo a tu alrededor se moverá en sincronía.

Tarde o temprano regresas a ti. Completita.

También puedes leer: ¿Y si me arrepentì de vivir sola?

TE DEJO MIS REDES SOCIALES, ¡SÍGUEME!

INSTAGRAM: @miqueridafab

FACEBOOK: @depadesoltera

Suscríbete a Pequeña Necesidad el Podcast en YouTube y Spotify.

Recibe el Newsletter de Depa de Soltera

Foto de Yoann Boyer en Unsplash

(5) Comentarios

  1. Cinthya Esquivel dice:

    Ame tu escrito, tan bello palabras exactas. Gracias.

    1. Gracias a ti 😀

  2. Ya quiero que pasen esos meses primarios de inestabilidad ? se me están haciendo eternos

  3. Justo lo que necesitaba leer ♡

Deja una respuesta