Tomás

by
Autora: Ivone Magaña

Escuchó que su destino era llegar al pueblo de Sta. Martha.
Al nacer no lo intuyó. Lo supo.
Fue extraño porque todos tienen un destino, pero pocos lo conocen.
Cuando escuchó su nombre, Martha, Sta. Martha, le pareció muy hermoso, y ese fue su tormento, mucha belleza para tocarla él.
No terminó de escucharlo, cuando ya estaba en camino y en instantes la vio a lo lejos.
Tenía razón, era simplemente virginal, una mota blanca dentro de tantos verdes y azules.
Quiso detenerse. No era justo, no, ni para Sta. Martha ni para él.
Deseó cerrar sus ojos, detenerse….seguía avanzando.
Ninguna persona de Sta. Martha lo conocía. Sin embargo, creía saber los nombres de todos.
Sintió conocer todas las casas.
Blancas.
Y vio su color cuando estuvo mas cerca.
Después, sus lágrimas no podían dejarlo ver; no paraban al igual que su miedo. Asesinar no es fácil.
El tiempo volaba literalmente.
Estaba a punto de saber, de sentir la muerte.
Matar a una persona, dos, ¿sería suficiente? No, su impronta genética dictaba mucho más.
Tenía la fuerza para tocar el alma de Sta. Martha.
Su cabeza era un remolino de remordimiento, de duelo, de furia.
La mezcla de los gritos de espanto de Sta. Martha con los suyos, no tardó en producirse y con eso las medidas de tiempo y su conciencia se quebraron.
Un día después, Sta. Martha había quedado devastada por el huracán Tomás.

No tags

No Comments Yet.

What do you think?