Viviendo sola

All I want for Christmas…

La próxima semana es Navidad y es en esta temporada en donde comenzamos a reflexionar, a mirar hacia atrás y «planear» el futuro.

Si bien podemos decir que el tiempo es relativo y que el último mes del año puede no significarse nada o que si quisiéramos podríamos tener el inicio de un nuevo ciclo cuando quisiéramos; es en este momento que conscientes o no, hacemos retrospección, ¿qué hice este año?, ¿qué no hice?, ¿qué disfrute?, ¿en qué momentos la pasé mal?

Y así es como nos preparamos para comenzar, no de nuevo, pero sí para comenzar a hacer las cosas diferente.

Por eso, esta vez quiero hacerle mi carta a Santa (que soy yo misma, jaja) pensando en todo aquello que auténticamente quiero para mi 2020:

Querido Santa (yo): 

Este año me he portado más o menos, aprendí a soltar el control; o sea, a confiar. Me traté mucho mejor que en el 2018, me enfoqué más en mis metas, en mis planes y en mi tiempo. Claro que hice muchas cosas mal: sigo trabajando en mi carácter, en hacer menos mis días de procastinación, he malbaratado mi trabajo, ya sé, está horrible.

En fin… tú sabes lo que he hecho este 2019, al fin y al cabo todo lo ves.

Por eso, para este 2020 quiero pedirte cosas nada sencillas quizá, pero créeme que no tienen precio, no vas a gastar un peso en ellas. Eso sí, su valor para mí es oro.

Paciencia, ya sé que me trajiste el año pasado, pero nunca me va a sobrar. Así que quiero mucha más.

Tráeme conciencia para ser más determinante, perceptiva y responsable.

Quiero una megadotación de amor propio, me trajiste mucho el año pasado, pero creo que no lo supe administrar y por días tuve que ahorrar y pues no la pasé tan bien. Quiero de sobra este 2020, por fa.

Necesito afecto para repartir.

Tráeme mucho trabajo, pero MUCHO, hazme chillar del cansancio, hazme querer desear vacaciones…

Y pues sí, tráeme viajes. Muchos viajes! Tú ignora que odio hacer y deshacer maleta, ya veré yo qué hago con ese asunto.

Tengo que agradecerte todo el amor de otros que me trajiste el año pasado, ¡te juró que nunca me hizo falta! Sígueme trayendo, todo el que me merezca.

Me gustaría encontrar debajo del árbol oportunidades, ya ves que dicen que la vida está hecha de ellas. Las necesito.

Te pido éxito, para mí pro también para mis seres queridos, me gusta estar rodeada de gente exitosa

Espero que esto no te parezca un exceso, te prometo que nada estará desperdiciado.

Gracias por otro año, ha sido amargo por días, excesivamente feliz por otros… eso sí, engrandecedor cada uno de ellos.

Pd. Plis, tráeme un nuevo depa, ya le dije a mi casera que ahora sí me voy en marzo, jeje…

¡Feliz 2020!

Deja una respuesta