Cocinando,Viviendo sola

Señora millennial: tips para que tus alimentos duren más tiempo

De verdad, es una realidad, vivir sola y evitar que no se te echen a perder las verduras, frutas, etc., es todo un reto.

 

Pero antes de seguir, les comparto este blog post que también les puede servir: Cómo cocinar en el depa y no desperdiciar comida en el intento.

 

Ahora sí, sigamos.

 

Tirar comida es una de las cosas que mas coraje me puede dar, eso puede pasar por varias razones: compraste de más, no cocinaste nada esa semana o te sobró un pedacito y se quedó olvidado.

 

Lo que les compartí arriba les va a ayudar a planear bien sus compras y así eliminar una de las razones anteriores. En esta entrada, les ayudaré a resolver las otra dos.

 

1. Si compras verduras varias, lo ideas sería lavarlas, picarlas y meterlas en frascos pequeños o bolsas tipo ziploc que puedas reutilizar muchas veces y congelarlo.

Cuando hagas esto, recuerda congelar por porciones, no todo en un solo recipiente o te costará trabajo sacar de a poco cada que quieras cocinar. Recuerda que nada se cocina en crudo, no es lo ideal; así que saca una noche antes lo que vas a utilizar o bájalo al refrigerador para que se descongele pero permanezca frío.

 

2. Aprende a separar las frutas y verduras. Por ejemplo, las manzanas hacen que todo madure mucho más rápido, es un error tenerlas a un lado de plátanos o aguacates.

 

3. Aprende a juntar adecuadamente frutas o verduras. Justo el ejemplo de arriba. Compré una vez aguacates y nada que maduraban, tome uno y lo puse cerca de las manzanas, win! Al otro día esta listo para comérmelo.

¿Cuántas veces no has tirado pedazos de cebolla porque se hizo fea? Este tip, hermana, lo vas a mar. Cuando tengas media cebolla o lo que sea que no hayas ocupado, métela a una bolsa tipo ziploc y pon un pedacito de papa, ¡te va a durar hasta dos semanas fresca!

 

4. Compra tamaños pequeños, esto por dos razones: es más fácil que utilices una cebolla completa (perdón que use tanto a la cebolla como ejemplo, pero es lo que nos hará esto más fácil de entender, jaja) a que estés dejando mitades en el refri.

Y, las verduras chiquitas son más rápidas de cocinar, ya sea que las cosas, frías, etc., será mucho menos tardado.

 

5. Aprovecha los beneficios del frío y calor. Recuerda que el frío alenta el proceso de maduración, por ejemplo -utilizando de nuevo al aguacate-, si sientes que está muy maduro y no quieres que se te haga feo, mételo al refri; pero si está muy verde aún déjalo afuera y, si es posible, envuélvelo en periódico para que  tenga más calorcito.

Esto te va a servir para muchas más cosas, dependerá de cada tipo de verdura o fruta. En el caso de los plátanos que maduran súper rápido, meterlos al refri podría ser buena idea, peeeeero, el frío hará que la cáscara se ponga negra, pero la pulpa podría estar no tan madura. El problema de esto es que el color exterior evitará que lo notes con facilidad.

 

6. Si compras hierbas como cilantro o perejil, hay dos opciones. Ponlas en un vaso con agua, así como si fueran flores en florero y mételas al refri. Otra opción es que las metas en una bolsa con cierre o recipiente hermético y le pongas una servilleta adentro, esto evitará que se haga humedad y se ponga súper aguada.

 

7. El truco de la servilleta sirve para cualquier hierba, como espinaca, lechuga, kale, etc., mételas en un recipiente y ponles una servilleta, si con el paso de los días ves que ya está muy húmeda, cámbiala para que sigan conservándose frescas.

 

 

8. Y como seguro tienen duda de la foto principal con los deliciosos aguacates, les cuento que encontré cuatro maneras de conservarlos, yo no he probado ninguna, pero les paso lo que leí: si lo partieron a la mitad, pónganle jugo de limón para que el aire no lo oxide y métanlo en una bolsita, con ayuda de un popote, saquen todo el aire y cierren. El de cubitos funciona igual, lo haces cuadritos cuando aún no está muy maduro y le pones limón, para después guardarlo en bolsitas.

Otra forma es hacerlo puré y meterlo a congelar en cuadritos como para hielos o en una bolsita. Ojo, también hay que ponerle limón a la hora de batirlo.

 

La verdad es que sí les recomiendo invertir en frascos o recipientes que cierren bien para este tipo de cosas. Además de que -esto ya está muy Es de mamador- se verá bonito todo ordenado en el refri, su comida durará mucho más tiempo fresca, desperdiciarán menos y evitarán usar plástico. Eso sí, recuerda que todo debe estar lavado y desinfectado antes de meterlo al refri.

 

Si tienes más tips, no dejen de compartirlos aquí o por mis redes sociales, estos yo los he puesto en practica y todos súper funcionan, ¡háganlos y me cuentan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *