Viviendo sola

¿Cómo le digo a mis papás que me voy a independzar?

A veces me cuesta trabajo entender que esto pueda ser difícil. Yo lo veo como una decisión que debiera emocionar a los papás, me pongo en su lugar y pienso que si yo tuviera hijos lo primero que pensaría es en el buen trabajo que como madre he hecho para criar a una persona que ya está lista para valerse por sí misma; claro, también estaría feliz de tener varios gastos menos, jeje…

 

Pero bueno, no siempre es así y muchas veces este termina siendo el paso más difícil para muchas e, incluso, hasta un freno en su decisión. Varias veces me han escrito para contarme que tuvieron que echar para atrás todo su plan porque sus papás no estaban de acuerdo o porque se enojaron.

 

Seamos honestas, llega una edad en la que, la neta, ya no necesitamos la la aprovación de nuestros papás; sin embargo, soy e la idea que siempre es mejor mantener las cosas calmadas a salirte agarrada del chongo.

 

Elige un buen momento… 

Nada de aprovechar una pelea para decirles «¿Pues saben qué? ¡Me voy!», no. Lo idea es tener un momento de calma en el que puedan platicar sin enojos, sin ruido y sin nada que interrumpa su conversación. Un buen detalle sería invitarlos a comer o prepararles un café en su casa.

 

Ponte en su lugar 

Para muchos papás es triste pensar que ya no te van a tener ahí diario y que, poco a poco, se les vacía el nido. Si lloran o incluso se enojan, no lo tomes personal, sé paciente y mantente tranquila. Deja que se calmen y continua platicándoles tu plan. Diles que por supuesto entiendes su sentir, pero que es una decisión que ya tomaste y estás muy segura de llevarla a cabo.

 

Sé honesta 

Diles la verdad y nada más que la verdad. Si estás planeando irte en un mes, si ya encontraste depa o estás pensando irte a vivir con un amigo, una amiga o el novio o la novia, dilo. Las verdades a medias no se valen nunca y menos en estas situaciones.

 

Sé firme 

Si ya estás muy segura de que independizarte es lo que quieres hacer, sé firme. Nada de «a lo mejor me mudo, a lo mejor en un mes, a lo mejor y siempre no»; tienes que mostrarte firme, ser honesta y contarles qué es lo que tienes en mente. Claro, con ser firme también me refiero a no caer en chantajes emocionales (de eso hablamos un poco más abajo).

 

Comparte tu plan 

Nada los podría dejar más tranquilos que conocer como tienes armado todo; pro ejemplo, diles dónde piensas vivir, cuándo te vas a mudar, si estarás sola o con alguien más, qué vas a hacer con los muebles, si ya tienes ahorrado y contemplados los gastos iniciales, como estás en el trabajo y lo segura y tranquila que te encuentras, etc. Todo eso que has estado planeando, cuéntaselos.

 

Cuida tus palabras

No es lo mismo decir Me voy de la casa que Después de mucho trabajo, esfuerzo y planeación, estoy lista para independizarme, sé linda al decirlo, sé amable, sé hasta emotiva. Diles que te encantaría fueran parte de esta nueva etapa y te ayudarán a empacar, mudarte y acomodar tu nuevo depa. Emociónalos a ellos también,

 

«No son ustedes, soy yo»

Literal, la decisión de irte a vivir sola tiene que ser por y para ti, así que explícales que no se trata de no volver a querer verlos, de deshacerte de ellos, de no tener que explicarles o contarles cosas, simplemente es una decisión que tomaste por tu propio bien y que te sientes lista para hacerlo. Así que es súper importante que ellos te apoyen y compartan esta nueva etapa que tanto te ha costado alcanzar.

 

Dales las gracias 

Por supuesto, es buen momento para agradecerles lo mucho que hicieron por ti, lo mucho que directamente o indirectamente te ayudaron para llegar a donde estás, el ver por ti, alimentarte y darte un lugar para vivir y, claro, el darte todo lo necesario para hacer de ti una mujer independiente que puede valerse por sí misma.

 

Ojo con caer en el chantaje emocional: esto es muy común, puede ser que te topes con frases del tipo aquí no te falta nada, nos vas a dejar solos, ya no te vamos a ver, ¿quién te va a hacer de comer?, ¿si te enfermas qué vas a hacer?, si te vas te olvidas de nosotros, etc. Puede ser difícil, pero lo ideal es que no caigas y sostengas tu decisión.

Claro, ahí no te falta nada, pero tampoco te faltará viviendo sola porque vas a trabajar duro para que eso no pase. Sí los vas a ver, pero no diario. Tú te vas a hacer de comer. Si te enfermas, tendrás que ir sola al doctor y a la farmacia. Y bueno, si te vas y ellos deciden «olvidarse de ti», de nuevo, no lo tomes persona, es algo con lo que ellos deberán trabajar y acepar con el paso del tiempo. Cuando estén listo, se darán cuenta que no es esa la reacción correcta.

 

Para resumir, piensa que independizarse no es algo malo, no tienes porque tener miedo de decirles o pensar en que se pueden enojar. Recuerda que, al final, también es parte de tu crecimiento y bienestar.

(2) Comentarios

  1. Blanca Nava dice:

    Es exactamente lo que necesitaba leer por que es precisamente mi situación, soy hija única y sobreprotegida que siempre les ha dado gusto y he dejado mi has cosas que quiero por eso…

    1. Ojalá pueda servirte, ¡qué todo salga bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *