Viviendo sola

¿Cómo crecer mi autoestima?

Hace unas semanas me preguntaron por IG storie como mejorar el autoestima y les pedí me tuvieran paciencia mientras podía contactar a una experta en el tema porque considero que en temas tan importantes, no es suficiente con mi opinión o experiencia.

 

Así que, aquí les dejo este bello texto que nos hizo Claudia, quien es asesora de salud, imparte talleres de amor propio, cocina delicioso y muchas cosas bellas más.

 

A diferencia de otras entradas en el blog, este texto está larguito, así que tómense su tiempo para leerlo, sé que les será de muchísima ayuda.

 


 

Por: Claudia Fonseca 

 

Esta pregunta constantemente me la hacen mis clientes o me la mandan por redes  sociales: “Clau, ¿cómo me puedo amar más? ¿Cómo puedo curar mi autoestima?”

Y la primer cosa que siempre respondo es: cree en ti.

 

Porque sí, somos lo que creemos y tú creas lo que atraes a tu vida. Hoy te pregunto, ¿qué creencias tienes sobre ti misma? ¿Qué no eres suficientemente bonita, inteligente, fuerte, talentosa, buena hija, buena novia, buena esposa, buena mujer, libre, recatada, tranquila, alocada?

 

Nosotras mismas ponemos nuestros límites, pero también hemos crecido con miles de limitantes desde que estamos chiquitas. Hoy, en pleno siglo XXI, seguimos viendo noticias, posts con frases como: ¡Cómo ganar más likes! ¡Cómo verte más bonita! ¡Cómo aumentar tus glúteos en 1 semana! ¡Cómo tener un abdomen de acero en 5 días! ¡Cómo verte de 20!

 

¿Y todavía te preguntas por qué sientes tu autoestima por los suelos?

 

¡Porque no nos sentimos suficientes! Y pareciera que ser lo que somos, no está bien, porque toda nuestra vida nos han dicho de alguna u otra forma que pensar lo que pensamos, que nos guste lo que nos gusta, que nos veamos como nos vemos, no está bien. Siempre hay alguien que te señala y si no es así, siempre están las redes, las revistas y todo lo demás que te hace compararte y sentirte chiquita, sientes que no llegas a ese ideal que te imponen cada día como modelo de belleza, mujer, personalidad, etc.

 

La primera vez que vi uno de los videos que más me gustan (Wear Sunscreen) me dejó super marcada una frase y empezó a crear en mí cuestionamientos: “No leas revistas de belleza, solo te harán sentir fea”. Y es totalmente cierto. Pero esto no es de ahora, va mucho más allá.

 

De niña te enseñan de todo menos a cultivar tu amor propio, tu misma familia te va poniendo etiquetas (muchas veces disfrazados de cariñitos, claro) que se quedan en tu subconsciente y te siguen para toda tu vida como: gordita, flaquita, feíta, burrita, tontita, mensa, cabezona, dientona, etc. Piensa en algo que a ti te decían y ahora piensa el significado que eso tiene hoy el día.

 

Una de las cosas más comunes en México es que las familias quieren darle a sus hijas e hijos un chorro de comer, porque estar “gordito” es estar sano. Pero de nuevo: etiquetas. Vemos el estar flaco como estar sano y estar gordito es estar enfermo. Pero a la vez, somos super incongruentes y la familia no te quiere ver flaca porque entonces es sinónimo de anoréxica, pero si te ven gordita “estás descuidándote”.

 

¿Lo notas? Todo es por darle gusto a los demás. Vamos toda nuestra por el camino del “qué van a decir de mí” “qué van a pensar” “me van a regañar” y entonces ¿dónde queda lo que tú quieres?

 

Yo de chiquita siempre fui flaquita, de hecho, ese siempre ha sido mi apodo en mi familia: “flaca”, “flaquis”, “flaquita”, pero ¿sabes la presión enorme que eso significaba? Cuando comprendí la palabra, empecé a ver la tele y empecé a entender que ser flaca era ser “bella”, la presión en mi era demasiada, apenas subía unos kilos y me sentía culpable, no podía comer lo que yo quería, me disgustaba verme en el espejo y ver que se me veía una llantita pero, a la vez, me sentía fea si estaba muy flaca: ¡No tenía bubbies! ¡No tenía pompis! Por Dios, ¡es tan desgastante! Hubo una época en que bajé demasiado de peso y aún así estaba super infeliz.

 

Imagínate: Mujer, 1.60 m., 45 kilos ¿Qué? ¿De qué forma eso es sano? La ropa no me quedaba, me estresaba ser flaca y no verme como las actrices o en las revistas, super marcada pero cero bubbies, entonces ¿tendría que operarme? De pura suerte no me dio anemia, porque comía pura lechuga, porque eso decían “las dietas”, porque eso se veía en la tele que era lo sano.

 

¡Qué presión! De verdad qué cansado es estar viendo afuera. ¿Te das cuenta? Hoy te digo, no es por ti, jamás pienses que estás mal en algo, de verdad que no eres tú, solo ha sido la sociedad en la que has crecido y la forma en que te han educado.

 

Por eso, antes de entrar en tema de cómo aumentar tu autoestima, me era super importante que vieras de dónde nace el hoy cómo te sientes. Porque si hoy quieres aumentar tu confianza y sentirte mejor contigo misma el primero paso es: ACEPTAR LO QUE HOY ERES.

 

Y aquí te digo cómo mejorar tu autoestima y confianza en ti misma:

 

1. ÁMATE HOY.

Hoy ama lo que eres, porque si no te aceptas hoy tal cual eres tú, aunque cambies, vas a seguir inconforme siempre. Ámate hoy, porque las circunstancias en las que estás, el cuerpo que tienes y la personalidad que tienes son perfectas para hacerte evolucionar y enseñarte que está bien ser tú.

 

Tal vez hoy ves más oscuridad que luz en ti, pero ama esa oscuridad, porque te enseña que es necesaria para que tu brillo resalte. Ámate hoy, porque tal cuál eres, estás en el momento adecuado para cambiar lo que tú quieras por amor a ti misma y no por alguien más.

 

2. EMPIEZA A HACER AQUELLO QUE TE GUSTA.

Retoma lo que te gusta ¿Hace cuánto tiempo no te das un espacio para tus hobbies, pasiones o para hacer algo nuevo que tal vez aún no sabes que te gusta? Toma tiempo para ti solita, para descubrirte y así, te empezarás a escuchar a ti y no a los demás. Haz las cosas que a ti te gustan, no las que te hacen quedar bien con los demás o las que los demás esperan de ti. Piensa realmente en ti, porque es una forma de empezar a conocerte y hacer esos cambios por ti y para ti.

 

3. EL EJERCICIO DEL ESPEJO.

Y más que visualizar un espejo, imagina un mundo donde no existen los espejos, donde no existen medios que te hagan compararte, ¿qué pasaría?, ¿cómo te sentirías? ¿Qué pasaría en este mundo donde nadie puede juzgar al otro por su apariencia porque no hay donde reflejarse? ¿Qué cumplidos le dirías al otro? Porque tal vez no serían tanto por su apariencia, si no más por su esencia.

 

Y ahora, imagina que el verdadero espejo es ese reflejo de lo que admiras en otras personas, porque eso, también está en ti. ¿A quién admiras hoy?, ¿quién te hace vibrar?, ¿cómo quién quisieras ser? Y esta última pregunta es para que descubras esos talentos, cualidades que forman la personalidad de cada ser humano. Porque eso que ves ahí, vive en ti y es momento de despertarlo y trabajarlo.

 

4. REEVALUA TUS CREENCIAS

Sí, ¡cree en ti! ¿Qué es lo que crees hoy de ti y por qué? Generalmente es por cosas que te han pasado de hace muchos años, pero imagina que hoy te dan el poder de crear el vida que tú quieres y de ser lo que tú quieres ser, ¡borrón y cuenta nueva! ¿Cómo serías? ¿Qué cualidades, talentos y habilidades ves en ti? ¿Cómo sería tu personalidad? ¿Cómo te relacionarías con los demás? ¿Listo? ¿Lo tienes en mente? Pues déjame decirte que ese poder vive en ti.

 

Por ser mujer tienes este don de la creación por naturaleza, así que crea y atrae a tu vida eso que quieres ser y lograr. Te tomó muchos años creer cosas “negativas de ti” porque te las decían todos los días, entonces ahora todos los días practica afirmaciones “positivas de ti” que te ayuden a crear tu nueva versión.

 

5. CUIDA TU CUERPO MENTE

Así es, de lo que nos alimentamos también forma nuestras células, alimenta nuestros órganos y nos nutre o no. Consume más alimentos vivos, frescos, saludables, asesórate, porque sí, entre más verduras y frutas añadas a tu alimentación diaria, vas a tener más energía, más claridad en tus pensamientos y tu organismo se empezará a reprogramar y desechar las toxinas que no necesitas en tu vida. Y no está por demás decirte, ¡eres un ser integral!

 

No basta solo con comer bien, ¡ejercítate! Descubre esa actividad física con la que te sientas más cómoda y practícala a tu ritmo y ve aumentando los retos. ¡Sí, todos podemos hacer ejercicio!, pero no todo es el gym, seguro encuentras algo que a ti te acomoda (piensa en tu personalidad).

 

Alimenta también tu mente: Medita, haz détox de redes sociales (deja de ver noticias feas, deja de stalkear al ex o las personas que no hacen bien a tu vida), haz un board en Pinterest de frases motivadoras, de energía, crecimiento personal y trata de llenar tu feed de Facebook, insta y lo que sea de esto, así atraerás más de cosas lindas que de noticias sangrientas o amarillentas. También haz détox de personas, en tu vida personal, profesional, familiar y lo mismo en redes, deja de seguir a aquellas personas que causan una presión en ti y no te motivan o te causan ansiedad.

 

Y alimenta también tu mente agradeciendo día a día por lo que tienes, meditando, escuchando podcasts o viendo videos que te motiven a creer más en ti y amarte más.

 

Y podría seguir dándote toda una cátedra de esto, pero un último punto que te diría es: INVIERTE EN TI.

Así como te gastas un chorro en el café o así como gastas en las comidas Godínez de cada viernes un chorro de dinero en lugares donde vas porque todos van, de vez en vez, invierte ese dinero en cosas que te ayuden a crecer como persona y conocerte más: asesorías nutricionales, talleres de crecimiento personal, una clase de yoga o meditación, una salida a ese pueblito que siempre has querido ir y no lo has hecho, a aprender un nuevo idioma, a ir a esos lugares que te ayudan a saber más de ti misma o inscribirte a ese curso que te da miedo pero que algo te dice que es bueno para ti.

 

Espero que esto te ayude a comprender mejor por todo lo que has pasado y a también crear todo lo bueno que te está por pasar.

 

Un beso, Clau.


 

Por mi parte, me gustaría agregar algo más:

 

Es importante tener en mente que esto es un trabajo diario, el amor propio no se da de la noche a la mañana y tampoco llega para nunca irse; tendrás días buenos y malos, pero siempre procura que sean mucho más de los primeros y, cuando tengas de los otros, ya saber qué hacer, cómo actuar.

 

Siempre recuerda no castigarte, no enojarte contigo. Todo lo contrario.

 

Nada es constante, no pienses que si un día te levantas y te sientes fatal todo se fue a un saco roto, no, no es así. Es como la primera vez que haces ejercicio y te armas una rutina, la llevas perfecto y, de pronto, dejas de ejercitarte durante una semana o más; no pasa nada, porque si lo lograste una vez, cada día que decidas regresar a correr, nadar, etc., te será mucho más fácil. Así con el amor propio, una vez que encuentres la fórmula para sentirte mejor, que sepas qué es aquello que ya no te funciona y qué sí, día tras día te vas a dar cuenta que los periodos en los que te sientes tan bella como eres, duran mucho más que ese día en el que ni tu pantalón favorito crees que se te ve bien.

 

Las quiero. Quiéranse mucho. 

 

** PD.: Les tengo pendiente aún el de los complejos que también me pidieron por IG cuando les compartí mi pequeña experiencia en esta foto, les prometo que lo estoy trabajando para tenérselos pronto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *