Viviendo sola

No a la acumulación…

Soy de las que cada cierto tiempo -dos veces al año- saca esas cosas que ya no ocupa en el depa, productos de belleza, ropa, zapatos, trastos, etc., la verdad es que en mi casa tengo de verdad lo mínimo, detesto acumular. Con decirles que regalé mi árbol de Navidad porque no podía con la simple idea de tenerlo guardado ahí por 11 meses.

 

En general, me gusta pensar que tener lo esencial en tu casa, te beneficia por dos razones:

  • Te hace más desprendida. Pues pierdes esa dependencia a objetos que, pues son sólo eso, objetos.
  • La energía definitivamente fluye. Acumular cosas con el paso del tiempo hace que la energía se estanque y no te deja espacio para nuevas cosas y pues. ¡Adiós lo viejo, hola lo nuevo!

 

Entiendo que hay muchas cosas que guardamos por apego emocional y está bien, se vale. Siempre y cuando ese apego sea positivo mas no todo lo contrario.

+ Es positivo cuando: te trae buenos recuerdos, sonríes al verlo, te sientes bien cuando lo miras.

– Es negativo cuando: verlo te pone triste, te hace enojar o te trae malos recuerdos.

Entonces, basándonos en esas dos cosas, te quiero compartir mis recomendaciones para tener un depa libre de energía estancada y más energía fluyendo.

 

1. Si se trata de ropa: sé objetiva, ¿hace cuánto no te lo pones?, ¿te gusta aún?, ¿lo vas a volver a usar?, ¿por qué o sigues guardando?, ¿puedes dárselo a alguien más?, ¿te gusta como se te ve puesto?, ¿te sigue quedando?, ¿está en buen estado?

Hazte estas preguntas y ve sacando una a una esas cosas que ya ni te acuerdas cuando fue la última vez que te lo pusiste. Te voy a dar un tip que te va a ayudar a hacer esto más fácil. El día que hagas esta limpieza deja un gancho de color negro vació en el centro del closet. cuando te pongas algo, vuélvelo a colgar pero del lado derecho de ese gancho, así con cada prenda; al paso de 6 meses o un año, vuelve a hacer esa limpieza y, todo lo que haya quedado del lado izquierdo del gancho, es aquello que hace 6 meses o un año no utilizas, así que, bye!

 

2. Productos de belleza. Esto es relativamente fácil, basta con ver la fecha de caducidad para saber si lo tiras o lo guardas. Pero, en caso de que aún no se haya vencido, hazte a la idea de no volver a comprar un producto igual hasta no terminarte ese; por ejemplo, un labial rojo. Todas queremos tener diferentes tonos de rojo, lo acepto, pero ¿realmente necesitas más de dos?, la próxima vez que vayas al centro comercial, proponte no comprar otro hasta que se te hayan terminado los que tienes o ya su textura se ponga fea -porque eso significaría que ya no sirve.

 

3. Los zapatos. Sí, qué bonito es poder elegir entre 15, 20 o 30 pares de zapatos. Pero todas sabemos cuáles son esos que los tienes sólo porque te parecen increíbles aunque te lastiman horrible el talón, o esos tenis que ya tienen un pequeño agujero pero «nadie lo nota». Si al verlos piensas «algún día los voy a usar», pero no tienes ni tantito claro cuándo será ese día, es momento de despedirse de ellos.

 

4. Papeles: Yo tengo dos revisteros en dónde pongo carpeta so folder importantes, obviamente divididos por categoría; es decir, los documentos del depa, los del coche, los personales, etc. Al igual que con la ropa, cada cierto tiempo los reviso y si ya no me funciona, por ejemplo, si encuentro el contrato del departamento anterior, pues lo tiro.

No te llenes de papeles innecesarios pero, eso sí, ten mucho cuidado con lo que vayas a tirar, asegúrate que ya no te vaya a servir más. Utilizar folders, carpetas y revisteros es muy importante, así evitarás tener todo por todos lados.

 

5. En la cocina: Cuando me mude a este último departamento, me di cuenta que tenía como tres vajillas y siempre usaba lo mismo, así que me deshice de dos; honestamente muy pocas veces viene mucha gente a mi depa como para necesitar tantos platos o vasos.

Con esto haz lo mismo, tira esos cuchillos que ya ni filo tienen, los platos despostillados o las tazas quebradas. Si el sartén ya no tiene teflón, ¡también a la basura! Aprende a ser práctica, tener menos cosas te va a permitir mantener un mejor orden y guardar únicamente lo que sí te funciona.

Por supuesto, los toppers sin tapa se van a la basura. O las tapas sin topper, jaja!

Si consideras que las cosas que ya no necesitas las puedes vender y sacar dinero, haz una venta de garage o dónalas, a alguien más seguro le van a servir. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *