Decoración con cojines. ¡Dale estilo y comodidad a tu depa!

Hay quienes piensan que usar cojines en la decoración es de flojera… ¿Por qué? Pues porque piensan que debes estarlos quitando y poniendo todo el tiempo. Pero bueno, lo mismo pasa con tender la cama, comer, bañarse, ¿no? =P

 

Ustedes no piensen eso, de verdad que no es así (y si están quitándolos y poniéndolos es porque los están usando mal -no aplica si hablamos de las almohadas y cojines de la cama a la hora de dormir-, más adelante les explico porqué).

 

Siempre lo he dicho, la diferencia está en los detalles y en este caso aplica súper bien. Imagínate esta cama sin los cuatro pequeños cojines que tiene encima…

Se vería súper vacía y menos cómoda.

 

Usar cojines se trata de tener un espacio digno de un tablero de Pinterest sin necesidad de gastar una fortuna o hacer un esfuerzo sobre humano.

 

  • TIP: Procura comprar almohadones y cojines que lleven funda, de esta forma podrás cambiar la vista cada cierta temporada del año o según el color de tu decoración. (Además de que no necesitarás mucho espacio para guardarlos).

 

Para que logres un ambiente perfecto, apóyate en los números impares; por ejemplo, pon sobre tu sofá tres o cinco cojines. Aunque esta regla, como todo, tiene su excepción, habrá veces que debas poner números pares o sólo uno. Digamos que es un equilibrio entre lo obvio y el gusto propio.

 

Si no eres muy buena para la combinación de colores, siempre vete por los más neutros, de estampados sencillos o texturas discretas:

 

Si lo que quieres es decorar tu recámara, te comparto esta regla que encontré, la cual me parece peeeeerfecta, pues la puedes usar sin temor a equivocarte.

– Utiliza la fórmula 3-2-1 o 2-2-1. Es decir, en tu cama debes poner 2 almohadas de respaldo (si tu cama es individual, matrimonial o queen) o 3 (si tu cama es king), estas deben ser necesariamente más grandes que las demás. Delante de esas vas a necesitar 2 cojines o almohadas más pequeñas y, para terminar, una más al frente. Esa ultima es como la cereza en el pastel, así que trata de que resalte.

Te dejo aquí algunos ejemplos:

 

 

 

¿Notaste que los cojines más pequeños son los que regularmente tienen el estampado o la textura que más resalta? ¡Detalle importante!

 

OJO: Justo acá arriba te decía que hay una manera de usarlos mal, te dire cuál es:

  • Si tu sillón es muy pequeño y cada que te sientas debes quitar los cojines, está mal. La idea es que si quieres sentarte no te estorben, de entrada no-tienen-que-robarte-espacio.
  • Tampoco en tu cama, llenarla hasta la mitad y no poder ni tomar una siesta sin quitar todos, no debería pasar.

Como buen (o mal) ejemplo, la foto de abajo, esto para mí ya es deeemaaaasiiiiaaaadoooooo (ni siquiera pude contarlos)… y si le agregas que todos son muy parecidos, ¡peor!

 

Si consideras que tu sofá es muy pequeño, utiliza cojines más delgados y sólo un par o apóyate de otros elementos de decoración, como alfombras, lámparas o cuadros. Esto te quitará la sensación de “espacio vacío”.

¡Cuéntenme que les pareció esta propuesta de decoración! ¿Les late, no les late, ustedes la aplican?

Si la usan en su depa, no dejen de compartirme sus fotos en mis redes sociales.

 

 

Por cierto, Tokes y yo amamos más la cama desde que tiene este detalle de decoración.

 

FOTO PRINCIPAL

Entradas creadas 436

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba