Independizarse,Viviendo sola

El dilema de pedir ayuda…

Recuerdo la primera vez que me quedé sin dinero a dos días de la quincena… ¡terror! Afortunada y obviamente, ya había pagado todo lo importante, pero mi poco conocimiento en manejo de finanzas, me hicieron quedarme en ceros casi en la recta final. La verdad me negué a pedirle ayuda a mi mamá y no, no fue por orgullosa, ni mucho menos.

 

Lo primero qué pensé fue “Si le pido dinero prestado, va a creer que siempre ando igual de jodida” y la verdad no quería preocuparla ni mucho menos, así que mejor me acerqué a mi novio y le pedí que me prestara.

 

A partir de esa vez aprendí la importancia de controlar los gastos y, sobre todo, de ahorrar. 

 

*** Aprovechando, recuerden que ustedes pueden ahorrar de manera automática o manual en Piggo, te recomiendo mucho pruebes este servicio seguro y sencillo, para que te des la oportunidad, te regalo $100 al utilizar el cupón depadesoltera-piggo al abrir tu cuenta. No olvides decirme qué te pareció.***

 

Honestamente soy una persona un tanto hermética en dos cosas: mis finanzas y mis sentimientos. No me gusta hablar de cuánto gano, cuánto gasto o cuánto ahorro. Muy pocas veces le hago saber a alguien si estoy preocupada por falta de lana o algo.

 

Pero la verdad es que también he aprendido que pedir ayuda no es malo, todos necesitamos de un empujoncito de vez en cuando.

 

Si bien siempre procuro intentar dos o tres veces sola antes de acercarme a alguien más, sí creo que hacerlo te puede quitar un peso de encima, a saber que no estás sola y que nunca de los nunca eso significará que no puedes y que has fracasado.

 

Si alguien te ofrece ayuda, acéptala. 

 

Es bonito tener un refuerzo y saber que alguien siempre ta va a echar la mano hasta te hace dormir más tranquila.

 

La próxima vez que sientas que no puedes sola, respira, mira a tu alrededor y date cuenta de cuántas personas están ahí dispuestas a hacer algo por ti, si te pones del otro lado, es padre que te pidan apoyo, ¿no?

 

 

Lo que nunca debes olvidar, es ser agradecida, al final es eso lo que hace que otros quieran seguir ayudándote. =)

(3) Comentarios

  1. Luzmila dice:

    A mi me horroriza tener que pedirle plata a mis padres. Ojala nunca me pase. Mi mamá me andaría recriminando toda la vida como si fuese una deudora profesional.
    Por suerte hasta ahora no me pasó. Y ya van dos años de independiente.
    Tengo un amigo de oro que me ayuda con cosas simples cada vez que viene. Papel higiénico, rollos de cocina, jabón….
    Pavadas que me ayudan un montón ❤

  2. ¡Ay esto me llego al alma! Yo soy un poquito asi. Gracias esto ayuda un monton, a mi horroriza pedir plata, adelantos, aguinaldos, ayuda, hasta un huevo a la vecina me da demasiada pena y me hace sentir poco ganadora; luego de leer este post caigo en cuenta, que debo abrir mas mi vida, aceptando la ayuda

  3. Laus dice:

    Algo que me encantó de tu publicación de ser una persona independiente es que aprendes en quien confiar y a quién recurrir en esos momentos urgentes.

    En mi caso si puede tener esa confianza con mi familia, dígase padres y hermanos, siempre han estado abiertos a que aunque no estemos viviendo en la misma casa, los problemas o necesidades se resuelven entre familia y eso ha sido genial.

    Cierto en algunos asuntos ni porque hacerlo saber pero en “urgencia” siempre cuento con ellos.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *