Viviendo sola

Pues sí, los papás también se equivocan

No voy a decir quién me inspiró, pero debo aclarar que mi mamá no fue… así que lo dejaré en #TúSabesQuienEres

 

Puedo decir con toda seguridad que cuando una mujer u hombre decide independizarse (por las razones correctas) es porque está segurísimo de querer entrar a otra etapa de su vida, esa que tanto miedo nos da: la adultez.

Por tal motivo, pide a gritos una sola cosa: ser tratado como adulto.

 

Y esto, es muy difícil para  los padres (algunos), así que les dejo la lista de los peores errores que pueden cometer cuando su hijo o hija quiere mudarse o ya vive sola:

 

1. Primero lo primero: enojarse o gritonearle porque quiere mudarse. Hacerlo representa un crecimiento personal muy importante, negarle la oportunidad es como decirle que no puede estudiar la universidad. Sí, así de importante.

 

2. Checar que hace las 24 horas del día. Si llega tarde o no llega, si hace fiestas o lleva al novio, etc. Sí, está claro que los papás siempre se van a preocupar por el bienestar de nosotros pero, ¿de verdad tienen que hacerlo? Esto más que otra cosa, es una clara muestra de desconfianza. Papás, créanme, de verdad somos más responsables cuando vivimos solos, no tienen nada que temer. Claro que existirán situaciones así, pero ni es tan malo.

 

3. Caerle de sorpresa. Sí, definitivamente está bonito recibirlos de visita, pero no cuando el único fin es “cacharnos” en lo que sea que estemos haciendo.

 

4. Revisar la limpieza del depa. Apenas leí que una madre le puso a su hija “este fin toca prueba con guante blanco”. ¡PÉSIMO! No creo que necesitemos que nos apliquen una prueba así para ver si está limpio o no, porque para empezar, es nuestro espacio y como tal, debe respetarse; en segundo, que tal que toda esa semana tuviste mucho trabajo y por eso no has tenido tiempo ni de pasar un trapito. ¡No se vale!

 

5. Revisar la despensa. Sí, para ver qué has estado comiendo llegan y voltean todo de cabeza, revisan el refri y hasta tu basura, WHAT?! Que quede claro que el refri de una persona que vive sola nunca estará lleno y no porque no coma, sino, porque las porciones son muy pequeñas, comprar solo un jitomate es normal.

 

6. Pedirle que regrese. Claro, todos tendremos meses en los que apenas y logramos estirar la quincena, pero eso va a pasar varias veces, no es motivo para decirle que se regrese a “la que siempre será tu casa”; lo mejor que un padre puede hacer en ese caso es cooperarle con algo y ayudar a que termine el mal rato; por ejemplo, llevarle fruta para que no tenga que gastar en eso, pagar ese recibo de gas, etc.

 

7. Decorar ¡tu espacio! Una de las mejores experiencias es poder hacer con tu depa lo que se te antoje, pintar de amarillo, tener cojines en lugar de sillones o dormirte en la recámara que se te pegue la gana. Pésimo que tus papás (aunque en realidad es más la mamá) llegue y quiera reacomodarte todo porque para ella está mal hecho como lo dejaste, ¿qué onda con ese respeto?

 

De verdad papás, no se pasen, a nosotros nos gusta sentir esa confianza y seguridad, además de felicidad por verlos en nuestro nuevo nidito y no sentir miedo o terminar enojados.

 

Nota: Si conoces un caso como estos, no dejes de compartir esta entrada 😛

(4) Comentarios

  1. Otro error es dejarte de hablar o decirte que “si te vas a vivir sol@ considerate muerta para mi”

    1. depadesoltera dice:

      Es pésimo!!

  2. Isabel dice:

    Cuestionarte la cantidad de comida que compras, la clase de comida que comes, como distribuyes tu tiempo para la limpieza, la hora a la que duermes, me molestan esos comentarios. Luego recuerdo que son de personas que viven con sus padres y que algunos hasta sus mamás les lavan la ropa y se me pasa

  3. […] paciencia, buscar un lugar dónde vivir toma tiempo, así que no quieras salir corriendo al primer depa que […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *