Independizarse,Viviendo sola

De regreso a casa… pero de tus papás

Sí, seguramente es «¡lo peor que te puede pasar!» después de haber vivido sola por un tiempo, pero… ¿realmente es tan malo?

Es un hecho, cuando te vas de casa de tus papás lo haces para no volver nunca (al menos para visitarlos), por lo que encontrarte en la terrible situación de pedirles chance de volver, puede convertirse en toda una pesadilla, resto tiene sus pros y contras, checa:

 

PRO: Te olvidas de pagar renta y comer sólo atún; aquí tendrás un techo gratis y comida todos los días.

CONTRA: Oficialmente, acabas de perder toda tu privacidad. Si bien antes era muy fácil salir en calzones a bañarte, ¡ya no más!

PRO: Si trabajas, todo el dinero es únicamente para ti.

CONTRA: Nada de llegar tarde… pues aquí las reglas son otras.

PRO: No tendrás que desayunar, comer o cenar sola.

CONTRA: Muy pocas veces estarás sola.

PRO: Tienes agua caliente siempre, aquí nadie se olvida (o queda sin quincena) para pagar el gas.

CONTRA: Compartirás el baño con dos o tres personas.

PRO: Vivirás en una casa siempre limpia.

CONTRA: Ya no podrás dejar tu ropa tirada, los zapatos en la sala, la cama sin tender o los trastes sucios.

 

¡Sé positiva!

No te martirices, ni te tires al drama o pongas de mal humor, es mejor ser agradecida y recordar que, bien o mal, siempre tendrás un lugar al cuál llegar si las cosas se ponen mal (como ahora). Probablemente extrañes TODO, sí TOOOODO, pero piensa que no eres la única, tus hermanos y papás ya se habían acostumbrado a ser menos en la casa, tu hermana tendrá que compartir recámara de nuevo, tu mamá cocinar una porción más de comida y tu papá cubrir tus gastos. ¿Te das cuenta? Al final, eres la más afortunada.

Aprovecha este tiempo para terminar tus planes o ahorra, no sientas tu estancia como las vacaciones soñadas, mejor, ve la manera de poder recuperar tu vida lo más pronto posible.

 

No te voy a negar que será difícil, pero estamos hechas para adaptarnos a cualquier situación. Lo mejor que puedes hacer es llegar a acuerdos con tus papás. horarios de salida, tus quehaceres, gastos, etc. Piensa que tienes roomies, sólo hay que organizarse.

 

OJO: Volver a casa de tus papás no debes considerarlo como un fracaso, simplemente es una etapa de transición; en cuanto todo se ponga mejor, ya te tocará mudarte y quizá, esta sea la definitiva 😉

 

(3) Comentarios

  1. Danae dice:

    Tienes razón, la clave es verle el lado positivo al asunto 🙂 gracias!!

    1. depadesoltera dice:

      Todo tiene un lado positivo, nada más hay que encontrarlo 🙂

  2. Betty dice:

    A mi me paso! Vivir sola sin duda es mejor experiencia que puedas tener, pero desafortunadamente no todo era color de rosa y cuando regrese a vivir con mis padres mi perspectiva de tener una casa cambio, no solo por el echó de tenerlo todo sin sufrir, si no que aprendes a valorar mas todo lo que te dan y en definitiva el habito de ahorrar se hace presente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *