Adminístrate,Ahorro

Aprende a ahorrar

Sí, aprende, porque no todos nacemos con este talento, pero afortunadamente aprendemos a desarrollarlo una vez que damos el paso fuera de casa de los papás, hacerlo es importantísimo, mantener un ahorro no sólo te asegura poder lidiar con cualquier imprevisto, quizá, también te permite planear esas vacaciones que sueñas y no sentir que “todo tu dinero se va a la renta”.

 

Esta práctica es el resultado de un hábito, si te acostumbras, dejarás de pensar en ese dinero como una tentación.

Aquí te dejo unas recomendaciones que te llevarán a engordar esa cuenta de ahorros:

– Piensa que es una necesidad. Si pensar en ahorrar es para ti decirle adiós a unos jeans, al cafecito de la mañana o a la cena de cada viernes, tendrás problemas para lograrlo, pues lo sentirás como un sacrificio y no una necesidad. Lo único que debes hacer es considerar cierta cantidad quincenal o semanal como parte de tus “gastos”, así en automático dejas de pensar que la tienes y se va directo al ahorro.

– Checa tus gastos hormiga, esos que se van sin que te des cuenta porque son “pesitos”. Hace unos días me puse a pensar cuánto gastaba en helado a la semana, me dio la cantidad de 75 pesos, lo que significa 300 al mes o 3,600 ¡al año! Si le sumas, ya comienza a doler un poco. Claro, no dejé de comprarlo, pero ahora prefiero hacerlo sólo dos veces a la semana o menos, si resisto.

– Si te llega un dinerito extra con el que no contabas, ¡no salgas corriendo al centro comercial a gastarlo! Si no lo contemplabas y no te hacía falta, mejor ahórralo o al menos toma una pequeña parte.

– Cuando vives sola es, en ocasiones, poder cocinarte todos los días, cuando no lo haces terminas comiendo en restaurantes o simplemente gastando más de lo que podrías hacerlo si te prepararas tus alimentos. Procura cocinarte tres o cuatro veces a la semana, poco a poco notarás como vas menos al cajero a retirar efectivo.

– Como ya eres “la ama de casa” te toca estirar la quincena, para ello, comparar precios es ¡mega importante! Date el tiempo de elegir correctamente en qué super comprarás tu despensa o que puesto del mercado tiene el mejor precio en verduras.

– Vivir sola nos lleva a sentirnos solas varias veces, algunas tenemos la costumbre (pésima costumbre) de salir corriendo a hacer algunas compritas para sentirnos mejor, ¡error! En situaciones como estas, en las que están incluidas las emociones no medimos consecuencias, así que mejor llama a tu mejor amiga, hermana o novio y vayan al cine, tomar un café o cualquier otro plan menos caro y peligroso. ¡También funciona!

Te sugiero hacer una tabla que te ayude con tu administración de dinero. Divídela así:

– Ingreso mensual (cuánto ganas al mes)

– Gastos fijos mensuales (renta, luz, agua, despensa, tarjeta de crédito, etc.)

– Restando los gastos anteriores, checa la cantidad que te queda disponible, de ella elije cuánto quieres ahorrar.

– Total mensual (esta será la cantidad que podrás gastar, no más, pero sí menos)

 

Administrar tu dinero es un hábito muy importante, incluso, desde antes que decidas independizarte.

 

FOTO: Shutterstock

(8) Comentarios

  1. Excelentes tips,

    Yo baje “moneyLover”, app que te permite dividir los gastos,
    prestamos, inversiones, etc. es genial!!!!! porque puedes registrar cualquier tipo de gasto y así te das cuenta en lo que gastas.

    =)

    1. depadesoltera dice:

      ¡Qué buena recomendación! 😀 ¡Gracias!

  2. Buenos tips. Estoy aprendiendo que el ahorro es básico: Uno para emergencias, otro para alguna meta o sueño y demás, por eso debe ser prioridad y tomarlo casi casi como un gasto fijo.

    1. depadesoltera dice:

      El ahorro es intocable… al menos que lo uses para lo que se pensaba 🙂

  3. Es bueno aprender sobre finanzas personales, hay excelentes páginas y libros les recomiendo que busquen al pequeño cerdo capitalista o el peso nuestro o vivir como reina y gastar como plebeya tienen excelentes consejos 🙂

  4. Daniela Balderrama dice:

    Algunos de los tips que me resultaron son básicos pero al principio se me escapaban, como: calcular bien la compra de comida, terminaba tirando muchisima ; revisar fugas de gas, gasté muchísimo en una semana por una pequeña fuga. Pero mi tip de oro es ponerme una meta, antes gastaba cuando veía algo que me gustaba y me gastaba lo que llevaba ahorrado, pero cuando me fijé la meta de regalarme un viaje a Europa empecé a sentir que cada vez que gastaba le empezaba a deber a mi viaje, finalmente llegué a mi meta!

  5. Carlos dice:

    Yo a veces cuando cocino para mí, procuro hacer una o dos raciones extras y las guardo en el refri. Así cuando tengo flojera de cocinar, en vez de salir a comprar algo preparado, sólo recaliento la comida 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *